Pero tampoco dejes que nadie te robe a ti.